17 junio, 2016

Scones integrales de avena y arandanos


Scones de avena y arándanos


La receta que les traigo hoy la preparé para entrar a un concurso de una marca de avena, no me pregunten de cuál ni que era el premio, porque la verdad ya no me acuerdo. Y obviamente no me gane nada... bueno, como no sea una receta más en el blog y unos scones buenísimos para desayunar.

Los scones son unos panecillos tradicionales ingleses, que se sirven para la hora del té acompañados de crema y mermelada y son una delicia. Aunque los he comido en su versión tradicional, con todos sus acompañantes; los prefiero solos,que me matan los ingleses por semejante sacrilegio, pero es la verdad. Eso si, no perdono el té para disfrutarlos, hacen una excelente pareja.


Listos para hornear


Ya verán que receta más fácil, y como queremos unos scones hojaldrados, que se desmiguen al romperlos,  necesitamos hacer dos cosas:
  •  Tener la mantequilla fría, fría para mezclarla con el harina y formar un arenado, que se ve como arena mojada de la orilla del mar (que poético).
  • Y no manejar  demasiado la masa, verán en las fotos que parece que le falta amasado, así es como debe quedar. Resistan la tentación de amasarla y que quede lisa ni elástica, no estamos haciendo pan.

Recién cortados


Notarán que es necesario congelar la masa antes de hornear, para asegurarnos que la mantequilla esté bien fría y obtengamos ese hojaldrado tan característico. Lo bueno de esto es que podemos mantenerlos congelados hasta por un mes, haciéndolos perfectos para tener guardados en el congelador para cuando el antojo nos ataque.

Aquí les dejo la receta

Scones de avena y arándanos
Receta del libro Martha Stewart Baking Handbook

115 gr de avena
100 gr harina de trigo
60 gr harina integral
100 gr azúcar
1 1/2 cdita polvo para hornear
1 1/2 cdita bicarbonato de sodio
1/2 cdita sal
80 gr mantequilla fria cortada en cubos 
1/2 taza arándanos
1 huevo
1 yema
1/2 taza de leche mezclada con 1 cda de vinagre blanco (buttermilk)
1 cda crema para batir
azúcar granulada para espolvorear

Mezclar avena, harinas, azúcar, polvo para hornear, bicarbonato y sal.

Incorporar la mantequilla fria, trabajar con los dedos o con un par de cuchillos para incorporar la mantequilla con el harina. Se verá como arena mojada.

En este punto agregar los arándanos.

Mezclar el huevo con la leche con vinagre. Agregar a la mezcla anterior. Incorporar con ayuda de un tenedor, solo hasta que el líquido sea absorbido. La masa no estará unida, esto está bien.

En una superficie enharinada formar un rectángulo con la masa, usar las manos, no el rodillo. Debe quedar de 1 cm de grosor aproximadamente.

Cortar 8 rectángulos. lColocar en una charola preparada con papel encerado y congelar por mínimo 1 hora, hasta 1 día.

Precalentar el horno a 180 °C, Sacar los scones del congelador, barnizar con una mezcla de crema para batir y yema de huevo, espolvorear con azúcar granulada.

Hornear por 20-25 minutos hasta que tengan un color dorado.

Listo!


10 junio, 2016

El mejor betún de chocolate

Mi betún de chocolate favorito


Esta es la primera de una serie de recetas básicas que pienso incluir en el blog. Recetas que se pueden utilizar en multitud de preparaciones y que nos hacen la vida más fácil,

Cuando comencé a estudiar repostería todo me parecía muy confuso, había muchas recetas nuevas en cada clase, y cada instructor tenía su receta especial .Hasta que un día de pronto me dí cuenta:  había recetas que se repetían en diferentes preparaciones: crema pastelera (con todas sus variantes), betunes, jarabes y masas.

Entonces me dediqué a buscar mis recetas especiales, esas que me gustaban mucho y que podía usar constantemente porque siempre salen bien; y esta es una de ellas.

Un betún de chocolate que pueden utilizar para decorar cupcakes o pasteles. Verán que se utiliza la mitad de margarina y la mitad de mantequilla, lo hago así porque resiste mejor el calor, claro que si dejan sus pasteles al sol ¡no habrá betún que resista!. Si no les gusta, por que prefieren el sabor de 100 % mantequilla lo pueden sustituir. Solo tengan en cuenta que en este caso es mejor mantener sus pasteles refrigerados hasta el momento de consumirlos.

Aquí esta la receta de los  cupcakes de chocolate que siempre preparo.

Aquí les dejo la receta

El mejor betún de chocolate

Rendimiento:
12 cupcakes decorados y rellenos
1 pastel de 20 cm relleno y con decorado sencillo

200 gr margarina a temperatura ambiente
200 gr mantequilla a temperatura ambiente
60 gr cocoa
1 cdita extracto de vainilla
1 kg azúcar glass
1/4 a 1/2 taza de leche a temperatura ambiente

Acremar mantequilla y margarina hasta que se mezclen perfectamente.

Agregar la cocoa previamente cernida y la vainilla.

Añadir el azúcar glass, toda de una vez. Tapar la batidora con un secador húmedo (para evitar que toda la cocina se llene de azúcar), y comenzando en la velocidad más baja disponible batir el betún.

Incorporar poco a poco la leche hasta lograr la consistencia deseada.

Batir a velocidad media por 3 minutos.

Mantener cubierto mientras se utiliza, para evitar que forme costra.


Tips:

Es mejor prepararlo en una batidora de pedestal, yo tengo una Kitchen Aid que amo con todo mi corazón. Si no la tienen, pueden dividir la receta a la mitad y usar la batidora de mano. No vayan a preparar la receta completa con la batidora pequeña porque se va a quemar. Confíen en mí, se los digo por experiencia ;)

Pueden disolver una cucharada de café soluble en la leche (o más si les gusta mucho el café) y ya tienen listo un betún de moka.

Con la media taza de leche que pide la receta les quedará un betún bastante consistente. Prueben a decorar así, si les resulta muy difícil agreguen más leche hasta que obtengan la consistencia que les resulte más cómoda para trabajar. Esto dependerá de cada repostero.

El betún se puede preparar hasta con 3 días de anticipación y guardar en refrigeración. Es necesario sacarlo del refrigerador unas horas antes de usarlo, para que recupere la consistencia se puede batir de nuevo.


02 junio, 2016

Cheesecake de ricotta

Ricotta chessecake

Hoy les traigo una receta del libro de Martha Stewart que quería probar desde hace mucho tiempo. Este cheesecake es más ligero que el que normalmente preparamos, porque utiliza queso ricotta en lugar del tradicional queso crema.

El queso ricotta es un queso italiano que se prepara a partir del suero de leche de vaca escurrido durante la preparación del queso mozzarella  y provolone, de ahí proviene su nombre, porque ricotta significa "cocinado dos veces".

Tiene un sabor neutro, gracias a eso se puede utilizar tanto en cocina salada, como relleno de pastas o tartas, como en la cocina dulce; en este caso en la preparación de este cheesecake.

Muchas personas lo confunden con el requesón que conocemos y encontramos en los mercados aquí de México; pero no es lo mismo. El requesón tiene una textura más compacta y menos humedad, por lo que no nos serviría para preparar nuestra receta de hoy. Costaría mucho trabajo incorporar los ingredientes correctamente.

Este cheesecake es delicioso solo, tibio, casi recién salido del horno; pero en esta ocasión he decidido acompañarlo con fresas maceradas en azúcar, y en casa fue todo un éxito. También podría servirse con alguna salsa de chocolate o incluso con helado.

Aquí les dejo la receta:

Chesecake de ricotta

1 molde de 22 cm desmontable

150 gr azúcar granulada, dividida en dos partes.
675 gr queso ricotta
6 huevos, separados yema y clara
30 gr harina de trigo
1/4 cdita sal
Mantequilla para engrasar el molde
Azúcar granulada para el molde

Precalentar el horno a 180 ºC

Enmantequillar el molde y espolvorear con azúcar granulada. Reservar.

En un bowl grande mezclar el queso ricotta, yemas, harina y la mitad del azúcar. Reservar

Batir las claras en la batidora hasta que estén espumosas, agregar poco a poco el azúcar restante y batir hasta formar un merengue suave. Aproximadamente 3-4 minutos a velocidad media alta.

Con ayuda de una espátula y con movimientos envolventes incorporar 1/3 de las claras a la mezcla de ricotta. Incorporar el resto de las claras en dos adiciones más.

Verter en el molde previamente preparado y hornear hasta que el centro esté firme y la parte superior tenga un color dorado. Aproximadamente 1 hora.

Retirar del horno y dejar enfriar 10 minutos. Colocar una rejilla sobre el molde e invertirlo, para desmoldar el pastel. En otra rejilla regresar el chessecake para enfriar, con la parte superior hacia arriba.

Este pastel sabe mejor el mismo día que se prepara, pero puede guardarse el el refrigerador cubierto por 3-4 días (si les dura tanto tiempo).










16 mayo, 2016

Strawberry shortcake

Listo el postre


Fácil y delicioso: dos palabras que describen perfectamente este postre. Ni siquiera tienen que prender el horno en estos días de intenso calor aquí en la ciudad. Además es temporada de fresas y hay que aprovecharlas.

En esta ocasión utilicé un panqué de vainilla que compramos en el supermercado, pero si tienen una receta que les guste o desean utilizar este panqué de yoghurt o este de limón y yoghurt ( y me acabo de dar cuenta que me obsesiona el yoghurt)  quedará espectacular.

 No se asusten por la combinación de fresas con vinagre , funciona perfectamente: la acidez del balsámico, el azúcar y las fresas, ¡queda en su punto!


Strawberry shortcake


Aquí les dejo la receta, que en realidad no es una receta :)

Strawberry shortcake
1 porción

Notarán que no hay cantidades de algunos ingredientes, es porque depende del gusto de cada quién y de la acidez o dulzor de las fresas. Hay que ir probando hasta que nos guste el sabor.

1 rebanada de panqué
100 gr queso mascarpone o queso crema
Fresas rebanadas
Vinagre balsámico
Azúcar granulada


Lavar, desinfectar y rebanar las fresas. Espolvorear con azúcar, dejar reposar por 10-15 minutos y agregar el vinagre balsámico.

Batir el queso mascarpone con 1-2 cucharadas de azúcar. No tiene que esponjar, solo debe combinarse.

Colocar la rebanada de panqué en el plato, cubrir con el queso y terminar con las fresas.

Listo!

06 mayo, 2016

El helado de chocolate más fácil del mundo

Helado de chocolate


Pero que título ¿eh? a poco no les llama la atención y les da curiosidad; pues sí, les puedo decir que es el más fácil que he preparado y además delicioso y rápido.

Tiene un ingrediente que ni se imaginan este presente en un helado de chocolate: ¡plátano!. Sí, de verdad, el plátano es el que le da cremosidad, en lugar de la crema para batir que usualmente se utiliza, como en el helado de pay de limón . Pero no teman, no sabe a plátano, sigue sabiendo a chocolate, puro chocolate.

Bueno, a chocolate y a Baileys, porque también tiene licor. 10 cucharadas , para ser exactos; pero si no les gusta tanto como a mi, pueden disminuir la cantidad. El licor impide que el helado se congele completamente, así queda suave para poder servirlo. 


Y se terminó


Y no basta más que tener un procesador de alimentos, aunque estoy segura que también se podría preparar con una licuadora, solo que en pequeñas tandas. Después de mezclados los ingredientes va directo al congelador por una noche y es todo lo que tienen que hacer.

La receta original es del blog de David Lebovitz, un chef norteamericano que vive en París (mi sueño dorado). Si tienen tiempo les recomiendo que pasen a visitar su blog, tiene una gran variedad de recetas explicadas de manera fácil y con muchas fotografías, tal como a mi me gusta.

¿Qué les parece? ¿los convencí de intentarlo?  Espero que sí, aquí les dejo la receta.


Helado de chocolate

150 gr chocolate semiamargo
12 cucharadas de leche light
10 cucharadas de Baileys
300 gr plátanos maduros (2 piezas grandes)

A baño maría o en el microondas derretir el chocolate.

Agregar la leche y el Baileys, reservar hasta que tome temperatura ambiente.

En el bowl del procesador de alimentos colocar el plátano y la mezcla de chocolate. Pulsar hasta que se combine perfectamente.

Guardar en el congelador en moldes de plástico o vidrio por una noche.

Listo!


Tips:

La leche puede ser entera, light, deslactosada. Incluso puede ser una leche vegetal.

Otra opción si no tienen procesador de alimentos sería congelar el plátano primero, después molerlo en la licuadora junto con la mezcla de chocolate en pequeñas porciones.

No lo he intentado sin el licor, lo más probable es que la consistencia cambie; el helado sería menos cremoso. Si lo preparan así, dejen un comentario para saber que tal les pareció.

29 abril, 2016

Helado de Pay de limón

Helado de pay de limón


Hoy les traigo una receta que me recuerda mi infancia, y uno de los primeros postres que aprendí a preparar. Seguro que todos, o casi todos, conocen ese postre de galletas marías, leche condensada y limón que se servia en fiestas y ocasiones especiales.

La receta la tenía en mi primer libro de cocina,que se llamaba: "Cocina para niños" de Chepina Peralta, ya no lo tengo, no sé que paso con ese libro, pero esta receta se me quedó grabada. Ojalá lo pudiera conseguir de nuevo.


Helado


Ahora lo que transformado en helado, con los mismos ingredientes pero en una versión un poco más sofisticada.  No necesitan tener una máquina para helado, así que lo pueden preparar en casa con los utensilios que tengan a la mano.

Espero les guste, aquí les dejo la receta:

Helado de pie de limón

Rendimiento: 1 litro de helado

500 ml de crema para batir (la marca más conocida es Lyncott, la encuentran en el super en la sección de refrigerados)
1 lata de leche Condensada (cualquier marca, no lo he probado con la leche condensada baja en azúcar, así que no sé cómo quede)
1/3 taza de jugo de limón agrio ( el verde que todos conocemos)
o
1/2 taza de jugo de limón amarillo (que es el que utilicé para la receta)


Batir la crema a mano o con batidora hasta que forme picos suaves, es decir, hasta que al levantar el batidor se forme un pequeño pico en la superficie de la crema con la punta ligeramente doblada. Reervar en refrigeración.

Mezclar en un bowl la leche condensada con el jugo de limón. Ajustar al gusto personal, agregando más jugo si lo desean. La leche espesará con el jugo, es normal.

Incorporar la crema batida en tres adiciones, procurando hacerlo con cuidado para mantener el aire que le incorporamos al batir.

Guardar en recipientes herméticos en el congelador por 4 horas mínimo.


Tips:

Para preparar el helado tengo en casa unos recipientes que eran de un helado comercial, ahora los utilizo cada vez que preparo helados en casa. Pueden usar recipientes de plástico o cristal que serán solo para estas recetas.

Ajusten el jugo de limón a su gusto, tomen en cuenta que una vez congelado, el sabor disminuye bastante. Es mejor que esté ligeramente ácido antes de congelar.


22 abril, 2016

Las galletas favoritas de mi mamá


Canasta de galletas


Cómo bien dice el título, estas galletas  eran las preferidas de mi mamá; calientitas y recién salidas del horno y cubiertas con mucha azúcar y canela; para acompañar su café.

No puede haber una receta más sencilla y rápida de preparar. Batimos mantequilla con azúcar, agregamos vainilla y harina; extendemos con ayuda de un rodillo; cortamos las formas que nos gusten y las llevamos al horno.


Galletas de azúcar y canela




Recién salidas, así calientes, las revolcamos en una mezcla de azúcar y canela y estarán listas para disfrutarse. Es importante revolcarlas en el azúcar cuando están calientes, así se cubrirán bien.


Crumbs

Aquí les dejo la receta:

Galletas de canela

Rendimiento: 400 gr de galletas.
                      El número de piezas dependerá del tamaño del cortador que utilicen.

165 gr mantequilla a temperatura ambiente
50 gr azúcar
1 cda extracto de vainilla
250 gr harina

Para cubrir

200 gr azúcar granulada
1-2 cdas de canela molida, depende del gusto.


Precalentar el horno a 160 C. Preparar una charola para horno con papel encerado.

Batir la mantequilla con el azúcar hasta que se incorpore. No es necesario que esponje ni blanquee; no queremos aire en las galletas.

Agregar el extracto de vainilla. 

Incorporar el harina, mezclar únicamente hasta que esté incorporado. No sobremezclar o las galletas quedarán duras.

Si la masa está muy suave refrigerar por 15-30 minutos.

Dividir la masa en dos. Trabajando con una mitad, estirar en la mesa de trabajo espolvoreada con un poco de harina. Estirar con ayuda de un rodillo, a 0.5 cm de grosor aproximadamente.

Cortar las galletas y colocar en la charola. Repetir con la otra mitad de masa

 Hornear por 10-12 minutos o hasta que estén ligeramente doradas en las orillas.

Mientras se hornean las galletas, mezclar el azúcar con la canela en un recipiente hondo.

Retirar las galletas del horno y ayudándose de una pala revolcar las galletas una a una en el azúcar con canela. Hacerlo con cuidado, las galletas se pueden romper porque están calientes (nos podemos comer las rotas, hay que hacer control de calidad :)  )

Colocar las galletas en una rejilla para enfriarlas.

Y listo!!!





© Mantequilla con azúcar
Maira Gall